A Guatire no llegaron los 30 mil juguetes de Kreisel prometidos por Corpomiranda

Los 30 mil juguetes de la incautación realizada a la empresa Kreisel que el Gobierno nacional, a través de Corpomiranda, había prometido para los niños de Guatire no llegaron para Navidad, según denuncian dirigentes comunitarios que pidieron reservar sus identidades, pues aún guardan la esperanza de que les envíen los presentes para sus niños y temen represalias por hacer pública la situación.

Dijeron que el ente responsable de la entrega era Corpomiranda e incumplió su palabra. También se quejaron de la falta de diligencia de la alcaldesa de Zamora, Thaís Oquendo, a quien le advirtieron que los juguetes para Guatire eran desviados hacia otras zonas y no actuó.

Voceros comunales indicaron que la semana anterior al 24 de diciembre les pidieron ir durante cinco días consecutivos a cargar camiones a los depósitos de Kreisel en Guarenas. “Esa era nuestra colaboración para que los niños recibieran sus regalos. Trabajamos de gratis como caleteros durante días, para que a los nuevos urbanismos y a los cinco corredores de Zamora llegara todo lo prometido. ¿Para qué nos hicieron ir casa por casa a hacer censos? ¿Para qué ilusionaron a esos niños si ahora no los van a tomar en cuenta?, indicaron los representantes vecinales.

El 24 de diciembre, vecinos del sector Las Casitas de Guatire hicieron una protesta en la Intercomunal para llamar la atención de las autoridades sobre el embarque con los regalos de Navidad para sus chiquillos, pero el aguacero los corrió. Se supo que ese día la alcaldesa Oquendo sí se presentó y dialogó con los afectados, “pero ella vino con un interés político, pues estaba prevista una entrega de juguetes por parte del gobernador Henrique Capriles Radonski, quien sí trajo lo que había prometido. Oquendo vino porque quería aguarle la fiesta a Capriles”, manifestaron.

El Pitazo.-