Monja de claustro fue violada, quedó embarazada y ahora demanda a la Iglesia católica en Chile

A la hermana Francisca le pidieron que se hiciera cargo de la alimentación del grupo de hombres que harían reparaciones en el convento donde estaba enclaustrada, en pleno corazón de Santiago de Chile,pero un día y aprovechándose de que no se sentía bien, uno de los hombres, Hernán Ríos Valdivia, la llevó a una habitación y la violó. Fue “un golpe aterrador que me dio vuelta mi vida”, asegura hoy.

“Uno como mujer se siente incapaz de hablarlo, con miedo, no te lo van a creer, con amenazas. Y preferí callar”, pero tres meses después del ataque descubrió que estaba embarazada. Y en el convento no se lo tomaron muy bien: “Me calumniaron, me dijeron que yo era culpable, que yo lo hice a propósito (…), Busqué, pedí, supliqué, les dije que era inocente. Mis hermanas fueron muy crueles conmigo”.

Desde entonces la encargada del convento comenzó a perseguirla para que dejara el hábito y firmara su renuncia. Luego, Francisca dio en adopción al bebé y denunció lo ocurrido ante la Justicia. En noviembre de 2015, Ríos Valdivia fue condenado por violación, sin embargo, la hermana Francisca todavía no puede vivir tranquila. “He tenido que callarlo, he tenido que disimular que todo está bien, he tenido que tragarme mis lágrimas, he tenido que estar ocultando cosas que me aterran”, por eso, demandó al arzobispado de Santiago y a las hermanas clarisas capuchinas.

Desde la principal sede de la Iglesia católica en Chile aseguran que se enteraron del caso cuando les notificaron la demanda. BBC Mundo.-

Loading...