La dramática vida de la nueva Miss Universo

Loading...

Demi-Leigh Nel-Peters, representante de Sudáfrica, se convirtió este domingo en la Miss Universo, pero la hermosa y llamativa rubia, que impactó al jurado con su estampa y desenvolvimiento en escena, no siempre ha vivido sobre una pasarela, ataviada con vestidos brillantes y posando para los fotógrafos.

Hace un par de meses fue secuestrada en Johannesburgo, la ciudad más grande y poblada de ese país, también conocida por su alto índice de criminalidad. Tres hombres armados abordaron su automóvil mientras conducía en la zona del suburbio de Hyde Park. La reina de la belleza logró zafarse de los atacantes y huir. La experiencia le sirvió para reforzar su mensaje feminista y empoderador. “Jamás voy a permitirme ser una víctima”, comentó tras lo sucedido.

El pasado mes de julio también protagonizó una polémica tras visitar un hogar de niños huérfanos, muchos de ellos enfermos de sida. La propia Demi-Leigh publicó en su cuenta de Instagram una imagen en la que se podía ver que se había puesto guantes quirúrgicos durante su visita. Las críticas no tardaron en llegar. La modelo se disculpó públicamente y explicó que llevaba guantes por razones higiénicas ya que estaba manipulando comida.“Después de que todos comieron, me los quité”, afirmó.

Con sus padres separados, y orgullosa de tener cuatro, pues tanto su madre como su padre contrajeron matrimonio posteriormente, la reina universal lucha también contra la discriminación y trata de ayudar a los discapacitados ya que su hermana, su “mayor motivación”, nació sin cerebelo. /Agencias/

Loading...