Editorial de El País | Oxígeno para Maduro

Loading...

La carta enviada por José Luis Rodríguez Zapatero a la oposición venezolana tras el fracaso de las negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro es impropia de un mediador. Porque una cosa es la frustración del que ha trabajado para acercar a las partes en conflicto y otra muy distinta cargar las culpas en solo uno de los negociadores. En el caso que nos ocupa esa falta de imparcialidad es especialmente escandalosa, con una oposición oprimida, perseguida y encarcelada frente a un gobierno abusivo entregado a la demolición de la democracia y la economía de Venezuela.

Auspiciadas por un grupo de seis países americanos, por el presidente de la República Dominicana y por el propio Zapatero, las conversaciones entre el gobierno de Maduro y la oposición no han llegado a buen puerto.

El régimen chavista se ha negado a ofrecer garantías esenciales para celebrar con transparencia democrática las próximas elecciones presidenciales; entre ellas, el equilibrio informativo en los medios públicos, la reversión de las inhabilitaciones políticas de dirigentes de la oposición, la liberación de todos los presos políticos o la restitución de la Asamblea Nacional.

El Gobierno de Maduro pretendía, sin embargo, que la oposición se aviniera a un acuerdo en el que solo se admitía una misión de observación de la ONU y la creación de una comisión de La Verdad. Leer más en: Runrunes

Loading...

Un comentario sobre “Editorial de El País | Oxígeno para Maduro

  • el 9 febrero, 2018 a las 3:28 pm
    Permalink

    Cuanto nos habra o nos saldra a los Venezolanos e costo de encuentro de chulos del regimen, para favorecerlos en todo en dicha mesa de dialogo, y no comprendo como la oposicion se deja ofender o despreciar por ese chulo de zapatero, que solo es un enviado del regimen de maduro y de los hermanos CHUKY a la cabeza. Como sea quieren ser ver que son gente de paz y solo quieren elecciones para seguir en el poder para robandose el dinero de todos los Venezolanos.

Comentarios cerrados.