Coronel Barrera sobre aparición de cinco féretros en Puerto Santander: Los mataron en Venezuela y los trajeron a Colombia

La única explicación que tienen las autoridades colombianas sobre la aparición en Puerto Santander de cinco féretros con hombres asesinados a balazos, es que, en medio de enfrentamientos entre las bandas criminales del Clan del Golfo y Los Rastrojos, en Caño Negro y Casigua (Venezuela), se habría registrado estos hechos.

Todo empezó en la tarde del viernes, cuando en dos lanchas que cruzaron el río Grita, en el sector conocido como La Isla, en la frontera entre Puerto Santander y Boca de Grita del estado Táchira (Venezuela), fueron traídos hasta el territorio colombiano tres cadáveres en ataúdes. Los tres hombres muertos estaban vestidos igual: con buzo y pantalón blanco y un trapo rojo; asimismo, ya habían recibido tratamiento forense, debido a que las heridas las tenían maquilladas.

Según se conoció, la pareja de Rubén Rodríguez, uno de los muertos identificados, recibió una llamada anónima en la que le dijeron que a su esposo lo habían matado y que lo traerían hasta Puerto Santander, por lo que de inmediato ella estuvo pendiente de su llegada. Cuando miembros de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) arribaron al lugar, encontraron los tres ataúdes y a la mujer.

La compañera de Rodríguez no sabía nada de él desde hace 15 días, luego de que el hombre desapareciera de la finca donde trabajaba, en Puerto Santander. El coronel Javier Barrera, comandante de la Mecuc, aseguró que Rodríguez estuvo preso en Cimitarra (Santander) por tráfico de drogas.

Dentro del mismo caso, como Ferney Galán Mejía fue identificado por uno de sus hermanos, otro de los tres muertos. El familiar aseguró que desde hacía aproximadamente cinco años no tenía contacto con Galán y que lo único que sabía a través de su mamá era que él estaba bien, que la llamaba esporádicamente y que mensualmente le enviaba dinero a su hijo de 8 años. Galán era oriundo de Arauca.

Lea la nota completa en La Opinión

Loading...